• 5 marzo, 2024

Ante el Despropósito de la Ilegalidad La Identidad Dominicana ni se vende ni se compra.

Ante el Despropósito de la Ilegalidad La Identidad Dominicana ni se vende ni se compra.

Ante el Despropósito de la Ilegalidad. La Identidad Dominicana ni se vende ni se compra.

El reciente “operativo” realizado en Santo Domingo Oeste, en una Escuela pública, dirigido a dotar de documentos de identidad, cédulas y partidas de nacimiento, a ciudadanos ilegales en RD, constituye una actividad organizada y premeditada para tomar de sorpresa al pueblo dominicano, y “legalizar” como “dominicanos” a miles de haitianos ilegales que ocupan nuestro territorio y han impuesto su convivencia destructiva en nuestros pueblos, barrios y calles, afectando además la justa distribución de los recursos públicos y los servicios sociales que requieren, merecen, y corresponden a los dominicanos, especialmente a los de menos ingresos, los mas pobres, y vulnerables.

Para este despropósito se han prevalecido, en este caso, de una supuesta activista “comunitaria” quien ha invocado y celebrado públicamente “el registro de ilegales” con el apoyo y patrocinio del Ministerio de Interior, del Defensor del Pueblo, bajo una supuesta “Mesa Comunitaria”

En tal sentido:

1. Apoyamos y reconocemos la oportuna y rápida declaración de la Junta Central Electoral en todos sus términos.

2. Exigimos una inmediata, eficiente y precisa investigación en detalle de este “operativo”, sus responsables y objetivos, y el procesamiento de sus autores y cómplices.

3. Rechazamos cualquier y toda acción o medida dirigida, aún de manera solapada y encubierta, a registrar haitianos bajo está modalidad y otras no menos groseras y fraudulentas, como usar y pagar a falsos “padres” dominicanos para que “declaren” a ciudadanos haitianos por medio de engaños y prebendas, de pagos organizados por ONGs que estan activamente dedicadas a estos propósitos con el uso de cuantiosos recursos extranjeros, en los barrios más pobres y vulnerables del país, especialmente en las zonas rurales y comunidades donde operaban Bateyes, qué les permite incluso trasladar niños y mujeres haitianas para declararlos como “descendientes” o legalizarlos mediante pagos a familias simuladas, lo cual constituye un delito grave, que se asimila a la “Trata y tráfico de personas”.

4. Advertimos que este operativo además tiene como objetivo generar “caos y confusión” con la aplicación del “plan B” de la ley 196-14 sobre Regularización, con el objetivo de “meter” la mayor cantidad, a todos los haitianos que les sea posible ahora, para luego continuar con los demás métodos de suplantación, hasta lograr una mayoría poblacional en el país, con las consecuencias que ello implica.

Este y no otro, es el plan estrategico esencial de este proceso masivo y cruento de suplantación civil, totalmente perjudicial contra el pueblo dominicano.

5. Se acompañan estos operativos de una amplia e inteligente campaña en contra de la legítima pero tímida política de “deportaciones” que lleva a cabo la Dirección de Migracion en aplicación de la ley nacional.

Asimismo mantienen una política de distraccion con una permanente denuncia ante los organismos internacionales que los apoyan, para evitar la aplicación de las leyes dominicanas, y mantener la mayor cantidad de haitianos en el país, para luego exigir “más regularización”, hasta que se torne en un hecho irreversible.

6. Demandamos que los organismos internacionales cesen sus actividades ilegales e inconstitucionales en RD.

Exigimos que la Procuraduría General de la República intervenga de inmediato, y suspenda la habilitación de las ONGs responsables de estas nocivas actividades

Reclamamos a viva voz, que el Presidente de la República Dominicana suspenda de inmediato estos operativos, y que sus responsables sean traducidos a la acción de la justicia.

Llamamos a los poderes públicos a examinar y superar con el pueblo dominicano, sus organizaciones ciudadanas y los sectores productivos, económicos y sociales, las actuales políticas que aplica el gobierno dominicano, desde el Mirex, la Presidencia y su ministerio de Interior, ante el fracaso de su denominado “Pacto pir Haití”, cuyos resultados han sido inútiles hasta la fecha.

El Movimiento Patriótico y Nacionalista Dominicano reitera su derecho supremo e irrenunciable de defender el territorio, la identidad nacional, y a nuestras familias y patrimonios, sin limitar nuestras legitimas acciones en defensa de la Patria, hoy invadida y ocupada.

Llamamos a todos los grupos Patrióticos y Nacionalistas, a los activistas y ciudadanos en general a mantenernos atentos y unidos ante esta delicada situación a la que nos arrastran las autoridades nacionales encabezas por el presidente de la República.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *