• 13 octubre, 2023

La franja de Gaza en dominicana

La franja de Gaza en dominicana

Por Robert Cabral

Parece aterrador, desolador, indignante e impotente a la vez. Cuando uno se va adentrando en estos laberintos donde impera la miseria y la sordidez, y donde parece que la gente ha perdido la esperanza, uno no sabe a ciencia cierta, si está en la Franja de Gaza, o en un barrio abandonado y asolado por las bandas haitianas.

Pero no. Estamos entrando por la calle México de Buenos Aires de Herrera, en Santo Domingo Oeste. Apenas a un minuto de la otrora esplendida avenida prolongación 27 de febrero, y a dos minutos, nada menos que de la Junta Central Electoral, “la guardiana de la democracia dominicana”, según el slogan, y a otros dos minutos del otro guardián, pero de la Constitución, el Tribunal Constitucional. 

Per mas aun, a otros dos minutos del Ministerio de Defensa, sede de nuestras fuerzas armadas dominicanas, guardianas de la Republica. O sea, hablamos de una barriada teoricamente privilegiada, porque esta “blindada” por todas partes, porque incluye en su territorio a tres de las mas relevantes y representativas instituciones dominicanas.

En otras palabras, esta zona paupérrima, y casi primitiva, que parece salida de las paginas bíblicas, esta nada menos que en el corazón de este Municipio y que parece azotada por una verdadera plaga, pero no de la naturaleza, sino humana, la plaga voraz de la política disolvente y disoluta, mas abyecta y destructiva.

Este municipio fundado en el 2001 fruto de una operación quirúrgica político-urbano recoge toda la población desde la Plaza de la Bandera hasta el malecón y desde allí a lo largo de toda la Avenida Isabel Aguiar hasta el Kilómetro 14 de la Autopista Duarte. Incluye las venerables ruinas de Engombe hasta el Palacio de Palave, mezclado con la cañada de Guajimia y otras docenas de fétidas cañadas y vertederos que circundan y rodean este enclave distorsionado hasta una llamada “zona de expansión” que nadie sabe realmente donde empieza ni donde termina.

Hacia el 2010 este municipio tenía unos 400 mil habitantes, y hoy 2023 debe superar la cantidad del millón de habitantes, entre dominicanos y haitianos que llegan como manadas cada día, una gran parte de ellos, distribuidos entre las cañadas del Café, los Callejones del Ensanche Altagracia, y las orillas convertidas en letrinas del rio Manoguayabo.

De lo que no estoy seguro es, como resolver aun precariamente la convivencia, sino civilizada, al menos pacifica, de esta zona sumergida en la fetidez, el desorden, la inseguridad, la insalubridad y el caos más rampante y brutal.

De lo que si estoy seguro es, que para recuperar la civilidad en esta franja poblacional y al menos colocar estos amplios núcleos humanos, marginados y excluidos, se requiere de un esfuerzo superior, trascendente y verdaderamente heroico, mas allá de los carteles de la propaganda política que embardunan todas las orillas de estas calles despellejadas. La tan añorada “opción autoritaria”?

2 Comments

  • Parece una escena surrealista

  • how to buy viagra tablets

    La franja de Gaza en dominicana – Bajo Techo Digital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *