• 12 octubre, 2023

La Proedemaren ocupa 130 tablones del árbol Samanea Saman en una finca de San Francisco de Macorís

La Proedemaren ocupa 130 tablones del árbol Samanea Saman en una finca de San Francisco de Macorís

Esta especie, que fue cortada sin el debido permiso ambiental, juega un papel fundamental en la protección y mejoría de los suelos 

 Duarte.- La Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales (Proedemaren) realizó un allanamiento en la Hacienda Girasoles, en San Francisco de Macorís, donde fueron ocupados 130 tablones de árboles de la especie Samanea Saman. 

La orden de allanamiento, emitida por la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial de Duarte, fue ejecutada por la procuraduría ambiental de San Francisco de Macorís, encabezada por el procurador fiscal Juan de Dios Rosario Santos, con el apoyo de tropas del Servicio Nacional de Protección Ambiental (Senpa) y del Ministerio de Medio Ambiente y los Recursos Naturales. 

La hacienda intervenida, que es propiedad de Héctor Mena, está ubicada en la comunidad de El Pozo Génimo, en el municipio San Francisco de Macorís. 

El Samanea Saman, también conocido como árbol de la lluvia, campano, cenízaro, cenícero, couji de caracas, es una especie botánica de árbol de hasta 20 metros, con un dosel alto y ancho con grandes y simétricas coronas, que suele ser utilizado por madereros y ebanistas para la construcción de muebles, debido a sus característico, parecido al de la caoba. 

El corte de estos árboles fue realizado sin contar con el debido permiso ambiental, lo que significa violaciones a la Ley 64-00 sobre el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, en sus artículos 138, 154, 156, 174, 175 y 183, además de la Ley Sectorial Forestal de la República Dominicana, número 57-18, en sus artículos 62, 63, 66 y 67. 

El Samanea Saman juega un papel fundamental en la protección y mejoría de los suelos como resultado de su extensa copa y sistema radicular, ya que llega a medir hasta 50 metros o más y es abundante en la geografía dominicana con excepción de las zonas altas, por lo que es posible apreciarlas en la mayoría de las comunidades del país

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *